Las tasas de miopía están creciendo de manera alarmante en nuestro mundo. Los expertos estiman que, en el año 2050, la mitad de la población será miope. Por ahora, nos acercamos a 2020, cuando se estima que ya lo será un tercio de toda la población mundial.

Los grandes perjudicados son nuestros jóvenes. En España, el 47% de los jóvenes entre 25 y 29 años ya son miopes, acorde con la asociación de utilidad pública Visión y Vida. También sabemos que, en los países nórdicos, en solo una generación, se ha pasado de una tasa de miopía joven del 10% al 50%.

Los motivos son varios, pero muy claros:

  • El cambio en nuestro ritmo de vida: hemos dejado de disfrutar de actividades al aire libre para pasar horas en espacios de interior, ante pantallas.
  • El abuso de dispositivos electrónicos: nuestra vista se está miopizando por un uso intensivo de la visión próxima, ante dispositivos que afectan a nuestra visión por la luz azul que desprenden.

La situación es alarmante, ya que una miopía no es solo un problema visual simple, sino que, si llega a ser una miopía alta, en la etapa adulta puede conllevar serios problemas al usuario, como es el DMAE, glaucoma, desprendimiento de retina, etc. Por ello, es importante poner control y frenar el desarrollo de este problema visual, para lograr que el usuario tenga una buena calidad de vida en su madurez.

Pero, ¿sabemos qué se puede hacer para frenar su desarrollo? Existen ciertas costumbres que podemos poner todos en marcha en nuestros hogares:

  • Limitar el uso de pantallas por parte de los niños a no más de 2 horas al día.
  • Aumentar el tiempo al aire libre: todos los niños deberían estar 2 horas al día realizando actividades en el exterior.
  • Guardar una buena higiene visual: cuidar la postura, la iluminación, la forma en la que estudian y que realizan sus actividades del día a día, como la lectura.

Además, si nuestros hijos ya son miopes o son propensos a desarrollar miopía (por antecedentes familiares, etc.) podemos abordar el problema por otras vías:

  • Uso de lentillas de Orto-K (Ortoqueratología): Son unas lentillas especiales que corrigen el problema de visión mientras el usuario duerme, permitiendo que disfrute de una visión natural durante el día, prescindiendo de gafas y lentes de contacto. Si se usan de manera continuada en la etapa infantil, pueden frenar el crecimiento de la miopía hasta en un 43%.
  • Tratamientos de terapia visual: La optometría comportamental ayuda a generar la máxima eficiencia a la capacidad visual. Un tratamiento optométrico ofrece confort visual al usuario y ayuda al usuario a frenar y controlar el crecimiento de su miopía.

En Confort Visión COA somos unos de los mayores expertos en Madrid en la realización de estos tratamientos. Si quieres que analicemos tu caso, no dudes en llamarnos al    91 553 66 63. ¡Te esperamos!