Confort Visión es uno de los centros referencia en lo que se refiere a optometría comportamental. Muchas veces damos por sentado que esta técnica, dados sus grandes beneficios, es ampliamente conocida, pero nos equivocamos. Por eso hoy queremos acercaros un poco a nuestro día a día en el centro y explicaros en qué consiste nuestro trabajo.

¿Qué es la optometría comportamental?

Es una técnica optométrica que estudia cómo procesamos la información visual y analiza si, teniendo un ojo totalmente sano, existe alguna disfunción que impide que esta información visual llegue bien a nuestro cerebro, generando, en el caso de los más pequeños, problemas de aprendizaje o de desarrollo intelectual.

¿Sabes que el 90% de la información que recibimos es a través de los ojos?

Pues sí, cerca del 90% de todo lo que influye en nuestra toma de decisiones o nuestro aprendizaje llega a nuestro cerebro a través de los ojos. Por eso es tan importante evitar que una persona con un sistema visual sano no logre coordinar bien su visión: la información que entra por los ojos se procesa en el cerebro erróneamente. Por eso, en muchos casos, niños con una gran capacidad intelectual no logran expresarla o plasmarla en un papel.

¿Cuándo podemos detectar que a nuestro hijo le pasa algo?

La visión se desarrolla entre los 0 y los 6 años, coincidiendo con el comienzo de su etapa escolar y de aprendizaje. Es entonces cuando se puede analizar si el menor tiene problemas de concentración o de equilibrio, dolores de cabeza, problemas en su desarrollo de lenguaje, visión doble o lateralidad. En caso de ser así, podrá someterse a terapia visual, mejorando el rendimiento de su sistema visual.

¿Y qué se puede hacer al respecto?

Un niño jamás podrá saber que lo que le pasa o la manera en la que ve no es lo normal. Por eso, es imprescindible que sea su familia y sus educadores los que se fijen en los detalles y, si algo les preocupa o alerta, deriven al menor al especialista para que le haga unas pruebas.

Sabemos que uno de cada tres casos de fracaso escolar se debe a un problema de visión, por eso es tan importante monitorizar el desarrollo del niño y acudir al especialista con la primera señal de alarma.

No permitas que eso le pase a tu hijo/a, si tienes cualquier duda, pide cita y estaremos encantados de analizar tu caso.