El estrabismo infantil es una anomalía visual que ocurre cuando las funciones binoculares no funcionan correctamente, los ojos no se mueven de manera sincronizada y pierden la alineación. Con frecuencia envían imágenes diferentes al cerebro que además suelen ir a áreas no correspondientes, por lo que si percibiesen ambas se vería doble por lo que dejan de percibir una de las imágenes (normalmente la que ven peor) y si esto se hace durante un cierto tiempo, el ojo que no se utiliza se convierte en “ojo vago”.

Para corregir el estrabismo infantil es conveniente la utilización de lentes de contacto y/o gafas. Con frecuencia se utilizan también parches, inyecciones de toxina botulínica, intervenciones quirúrgicas y/o terapia visual.

El estrabismo infantil puede ir asociado al ojo vago o ambliope. En algunos casos, tiene una base genética.

¿Por qué es importante corregir cuanto antes el estrabismo infantil?

El estrabismo en particular, se ha de corregir cuanto antes porque es más fácil corregirlo y hay más probabilidades de éxito. Aunque, se puede mejorar a todas las edades.

Y en general es importante disponer de un buen rendimiento y confort visual porque entre el 80% y el 90% de la información que recibimos llega a nuestro cerebro a través de los ojos. La correcta recepción de los estímulos visuales es especialmente importante en la infancia, la etapa en la que la persona adquiere mayor cantidad de conocimientos. Cualquier problema visual en los primeros años de vida puede suponer un retraso en el aprendizaje.

Visión

¿Es posible corregir el estrabismo infantil con terapia visual?

La terapia visual está basada en el funcionamiento fisiológico y neurológico de la visión de ambos ojos. Este procedimiento puede ser muy eficaz en la corrección de problemas visuales, el estrabismo entre ellos.

Los ejercicios de terapia visual para corregir el estrabismo infantil tienen como objetivo conseguir que el paciente adquiera nuevas destrezas y un mejor control la acomodación, la oculomotricidad, las funciones binoculares  y demás habilidades visuales. Cuando todas las habilidades visuales funcionan bien, los ojos van sincronizadamente con lo que no solamente deja de existir el estrabismo si no también que aumenta el rendimiento y el confort visual. Y si se hace el mantenimiento adecuado lo habitual es que no haya retrocesos.

En Confort Visión no solemos utilizar parches en los tratamientos de terapia visual y nunca más de 3 horas al día y si puede ser en forma de obturación (que entre luz e imágenes periféricas) no de oclusión total, porque empeoran las habilidades binoculares que son básicas para la sincronización de ambos ojos. Para desarrollar la agudeza visual se utilizan ejercicios que son ayudados por programas de ordenador especiales.

En Confort Visión somos especialistas en terapia visual y contamos con un dilatado historial de éxitos en este campo. Consúltanos tus dudas, estaremos encantados de ofrecerte una alternativa eficaz que se ajuste a tus necesidades visuales o las de los tuyos.