El horario durante el Estado de Alarma es de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20

Muchas veces llegan a nuestro gabinete personas que lamentan no haber conocido antes las opciones optométricas, como la terapia visual, que existen para tratar sus problemas visuales, como la ambliopía u ojo vago. Convencidos de que, en la etapa adulta, ya es muy difícil cambiar las cosas o que las opciones de recuperación son mínimas. Afortunadamente, en muchas ocasiones podemos dar tranquilidad a este tipo de pacientes adultos y, como se suele decir, hacer que vean la luz al final del túnel.

La optometría, como el resto de áreas científicas, no hace más que evolucionar y, por eso, hoy en día tenemos en nuestra mano una gran cantidad de tecnología destinada al cuidado de la salud visual, su mejora y recuperación. Por ello, el tratamiento de ojo vago, la recuperación tras un traumatismo, dolores de cabeza, problemas de aprendizaje o comprensión pueden ser tratados y, en muchos casos, con éxito.

No podemos olvidar que la visión es un fenómeno muy complejo en el que los ojos son un elemento más de la ecuación. Cerca del 90% de la información que recibimos es a través de los ojos y nuestra esperanza de vida es muy larga, por lo que es un gran castigo no intentar disfrutar de este sentido hasta que nos sea posible. Mirad lo que cuenta este paciente de nuestra colega Pilar Vergara. ¿Acaso no merecemos intentar disfrutar de una buena visión, aunque ya seamos adultos?

En primer lugar, todos debéis saber que en Confort Visión todos los tratamientos que se realizan en Confort Visión son individuales y personalizados, ya que no existe un sistema idóneo para todos con una capacidad de éxito asegurada.  Por ello, nuestros optometristas analizan la situación de partida del paciente y estudian las posibilidades de recuperación de la persona. Con estos datos en mente, se diseña un plan personalizado destinado al objetivo propuesto –mejorar el rendimiento visual, tratamiento de ojo vago, mejora de aprendizaje, etc.-

Todos nuestros pacientes, antes de comenzar su tratamiento de terapia, reciben un informe sobre la situación de partida, que se completa con el informe de cierre, en el que se analizan las capacidades que se han visto mejoradas. Incluso en la etapa adulta, uno de los problemas más comunes, como es el ojo vago, puede ser recuperable. ¡Imagínate la alegría de nuestros pacientes cuando ya de mayores comienzan a disfrutar de su visión binocular!

Gente que hasta ahora han padecido dificultades en la lectura, debido a sus problemas de comprensión y el poco confort visual que sufrían; personas que abandonaron sus estudios; personas con ojo vago, estrabismos o con problema de coordinación y fusión de imágenes… Un tratamiento personalizado acorde con las necesidades del paciente y un compromiso por su parte en el cumplimiento de las tareas asignadas para la recuperación, ¡puede conducir a resultados asombrosos!

Si crees que eres demasiado mayor para someterte a un tratamiento, no tires la toalla, pide cita, permite que estudiemos tu caso y te digamos si tu visión puede recuperarse. Nunca es tarde, porque la vida es muy larga, así que no permitamos que un problema visual pueda interferir en el desarrollo normal de nuestra vida. ¡Te esperamos en C/ Orense, 7, posterior!