La optometría comportamental es una rama de la optometría que da prioridad al rendimiento y confort visual de las personas para contribuir en una mejora de la calidad de vida.

Para detectar si existe una ametropía u otro problema de funcionamiento visual, es necesario realizar un examen visual completo, analizar los resultados y obrar en consecuencia.

Los problemas de funcionamiento visual con frecuencia requieren de la colaboración interprofesional, especialmente cuando se trata de problemas tales como la dislexia,  el TDA,  el TDAH, etc.  El apoyo multidisciplinar  ayuda a obtener antes un buen confort y rendimiento visual y ello puede ser decisivo a la hora de solucionar más eficientemente otro tipo de problemas.

El rendimiento visual está vinculado estrechamente con el aprendizaje, coordinación motora, el equilibrio y el lenguaje, es por esta razón por la que la optometría comportamental colabora con pedagogos, logopedas, psicólogos, médicos,  especialistas en TDA y en TDAH entre otros, para mejorar el rendimiento y el confort visual que puede estar directamente relacionado con los resultados académicos y otros problemas. No hay que olvidar que más del 80 % de la información que llega al cerebro lo hace por medio de la visión.

La terapia visual contribuye considerablemente a mejorar el rendimiento visual de estudiantes lo que habitualmente disminuye el fracaso escolar. También mejora la eficiencia de la visión y su confort, restaurando funciones binoculares en personas con estrabismos, recuperando la agudeza visual en personas con ambliopías u “ojos vagos” y controlando la evolución de la miopía con tratamientos de ortoqueratología (Orto-K) y otros métodos.

Desde hace más de 4 lustros los profesionales de Confort Visión realizan con éxito tratamientos de Terapia Visual,  dentro de la Optometría Optometría Comportamental.

Si quieres más información, puedes visitar nuestra web o ponerte en contacto con nosotros en el teléfono: 91 553 66 63 o en el correo: info@confortvision.com