La Asociación Americana de Optometría define la terapia visual como “un enfoque clínico para corregir y mejorar los efectos de los trastornos del movimiento de los ojos, las disfunciones binoculares no estrábicos, los estrabismo, las ambliopías u “ojos vagos” y ciertos trastornos visuales de percepción (procesamiento de la información)” que pueden incidir negativamente en el rendimiento y en el confort visual.

En 1988 esta misma asociación publicó un artículo basado en 238 artículos científicos sobre la terapia visual en general, que concluyeron en constatar la eficacia de la terapia visual para mejorar los desordenes de motilidad ocular, los estrabismos, las ambliopías y los trastornos visuales de percepción, que pueden conllevar al fracaso escolar.

Por lo anteriormente publicado y sobre todo por los resultados de 24 años de experiencia, podemos asegurar que “La terapia visual puede cambiar tu vida” y de hecho se la ha cambiado a muchas personas que han realizado un tratamiento.

 

¿Cómo puede la terapia visual cambiar tu vida?

1- Aumentando el rendimiento visual: se puede tener buena vista y al mismo tiempo tener también mal rendimiento visual; con una terapia adecuada se mejoran las habilidades visuales porque se establecen nuevas conexiones y esquemas neuronales, estos permiten recibir, procesar y comprender mejor la información visual que se recibe a través del entorno que nos rodea y consecuentemente se mejora el rendimiento visual.

2- Mediante un tratamiento de terapia visual se puede recuperar la visión de ojos ambliopes (la agudeza visual de los “ojos vagos”) y si está unida a un estrabismo, se pueden tratar ambas disfunciones simultáneamente.

3- Para la evolución de la miopía en niños y en adultos, se aplican tratamientos de control de miopía que se basan en: normas de higiene visual, utilización de lentes Orto-K de uso nocturno, en ocasiones también en el uso de gafas de cerca y en la realización de ejercicios de terapia visual para normalizar las habilidades visuales que lo necesiten.

4- Las disfunciones binoculares, con o sin estrabismo, se pueden corregir con un tratamiento personalizado de terapia visual consiguiendo que el paciente pueda ver con ambos ojos simultánea y sincronizadamente y además disponga de amplias vergencias y de una fusión sólida. Cuando se logra ver con ambos ojos simultánea y sincronizadamente, de una manera constante, el estrabismo habrá desaparecido. El funcionamiento de las habilidades binoculares puede incidir directamente en el rendimiento visual. Con frecuencia estos tratamientos se complementan con el uso de lentes de contacto y/o gafas.

 

¿Quieres hacernos algunas preguntas más concretas?

 

Llama al 91 553 66 63 o escribe a info(arroba)confortvision.com y te contestará un especialista, sin ningún compromiso para ti.