El 60% de los menores con problemas de aprendizaje tiene problemas de visión binocular. La terapia visual puede ayudarles.

Siempre hemos dicho que la visión está íntimamente relacionada con el aprendizaje. Visión y Vida presentó un estudio en 2017 en el que se demostró que los alumnos con peor resultado académico presentaban mayores problemas de visión. Por su parte, el Ministerio de Educación informa de que, en España, un 20% de los menores tiene fracaso escolar. Y los expertos hablan de que 1 de cada 3 casos de fracaso escolar se debe a un problema de visión.

¿Por qué hablamos hoy de esto? Porque un estudio del Elite School of Optometry desprende que más del 60% de los niños que sufren fracaso escolar tienen problemas de visión binocular. Como bien sabéis, la visión binocular es la capacidad de la persona de hacer que sus dos ojos trabajen de manera coordinada.

¿Y cómo se puede arreglar este problema? Pues una de las soluciones que ofrecemos en Confort Visión es el tratamiento con terapia visual. Existe un estudio reciente que ha vuelto a probar que la terapia visual es un tratamiento eficaz para los niños que tienen problemas de aprendizaje asociados al incorrecto funcionamiento de la visión binocular.

¿En qué consiste esta terapia visual? La terapia visual mejora el rendimiento del sistema visual del menor, recuperando la coordinación de ambos ojos, mejorando sus capacidades visuales y logra que su sistema visual sea eficiente. Muchas veces, el ojo no sufre ninguna patología, solo ocurre que las conexiones neuronales o la capacidad oculomotora está dañada y, por eso, por medio de un entrenamiento se puede mejorar el desarrollo educativo del menor.

Algunos ejemplos:

  • Mejora de la capacidad de reacción y la velocidad del sistema visual
  • Mejora la sensibilidad al contraste
  • Mejora del funcionamiento coordinado de sistema visual y auditivo
  • Mejora de la acomodación o capacidad de enfocar sin cansarse
  • Estimulación del ojo vago o ambliope.
  • Mejora del procesamiento de la información visual
  • Eliminación de la fatiga visual

¿Cómo podemos saber si un niño necesita ayuda? Lo principal es lograr que familias y profesores tengan unas nociones básicas de algunos de los síntomas o signos que deben hacer saltar las alarmas. Por ejemplo, si el niño tuerce mucho la cabeza al leer, si confunde letras, si no logra recordar lo leído o si se frota mucho los ojos. La asociación Visión y Vida creó un poster con los síntomas básicos para que el equipo educativo pueda identificarlos y derivar al profesional de la visión si cree que algún menor puede tener problemas de aprendizaje derivados de sus dificultades visuales.

¡Trabajamos por lograr que no haya ni un solo menor que no pueda aprender todo lo que desea por un problema visual! Si crees que le puede estar pasando a tus hijos, llámanos y te atenderemos encantados. Tlf. 91 553 66 63