¿Cómo puede  la terapia visual ayudar en el buen rendimiento académico? Permite mejorar el rendimiento escolar de ciertos niños con dificultades en los estudios y de aprendizaje, derivadas de un problema de visión.

En ocasiones, los niños presentan dificultades en el colegio que no asociamos a una mala visión. Sin embargo, debemos estar atentos a ciertos síntomas que pueden esconder problemas de percepción y eficacia visual no detectados. Por ello, un tratamiento de terapia visual puede ser determinante a la hora de ayudar a estos niños con sus estudios.

Los síntomas de una mala visión en el colegio

Uno de cada tres casos de fracaso escolar puede deberse a una mala visión, como afirma la Asociación de utilidad pública Visión y Vida. En muchos casos, son los niños los que se dan cuenta de que no ven bien. Es decir, fallan los mecanismos de prevención, ya que sus pediatras, padres o profesores han sido incapaces de detectar que el niño presenta un problema visual.

¿Qué síntomas deberían hacer saltar la alarma? Entre otros,

  • Se queja de dolor de cabeza, cuello o fatiga visual
  • Mala comprensión lectora
  • Tuerce la cabeza al leer o escribir
  • Sigue lo que está leyendo con el dedo
  • Se salta palabras, se pierde o tiene baja velocidad al leer
  • Se tuerce mucho al escribir

¿Por qué la terapia visual ayuda a niños con problemas de aprendizaje?

La terapia visual consiste en una serie de ejercicios que trabajan la creación de conexiones y esquemas neurológicos, potenciando las habilidades visuales afectadas y mejorando el rendimiento mediante ejercicios personalizados para recibir, procesar y comprender mejor la información visual recibida del entorno.

Si se realiza correctamente, se mejora el funcionamiento del sistema visual y su coordinación con todos los demás sistemas sensoriales, por lo tanto, se favorece el desarrollo humano.

No es lo mismo vista que visión

En ocasiones, los niños presentan una buena agudeza visual y ven bien de lejos o de cerca. Sin embargo, tienen problemas de funcionalidad o de rendimiento visual.  Una “buena vista” no garantiza un buen rendimiento visual.

El rendimiento visual en el aprendizaje

¿Cómo definimos rendimiento visual? Se trata de la capacidad de estar mirando de cerca durante un cierto tiempo, con comodidad, aprovechamiento y sin tener que hacer demasiado esfuerzo. Por ello, es fundamental poder tener esta función desarrollada en el colegio.

Así, los problemas pueden estar relacionados con la oculomotricidad, es decir, los movimientos de los ojos, muy importantes a la hora de leer, la acomodación (el enfoque y el desenfoque) o la binocularidad, que es la capacidad de coordinar y ver bien con los dos ojos. Los problemas visuales también pueden estar relacionados con el procesamiento visual que no permite interpretar bien las imágenes y, por lo tanto, tener fallos en la memoria visual, en la coordinación, a la hora de la distinción figura-fondo o la discriminación de detalles.

Por ello, los  optometristas comportamentales tratan anomalías de la visión que no son un defecto refractivo, como la miopía, hipermetropía o astigmatismo sino que responden a problemas como los antes descritos.

En Confort Visión somos expertos optometristas-comportamentales y llevamos realizando tratamientos de terapia visual desde 1991.

¿Has detectado alguno de los síntomas descritos en tus hijos? Si es así o quieres ampliar la información, no dudes en visitarnos en C/Orense,7 en Madrid. ¡La primera visita informativa es gratuita!