Graduar la vista

Graduar la vista

“Si nos vamos a graduar la vista a la consulta de varios profesionales ¿por qué nos suelen dar resultados diferentes?”

Este es el extracto de una pregunta que nos hizo la madre de dos niños hipermétropes  referidos por una extraordinaria psicóloga de A Coruña.

Nuestra respuesta:

“Seguramente sabes que ahora –desde hace ya varios lustros- existen aparatos que miden una graduación de los ojos; miden lo que le falta o le sobra a cada ojo para ser un “ojo teóricamente perfecto”. También existen “ojos artificiales”-hechos de metal con lentes- para practicar y para re-calibrar aparatos. Bien, cuando se mide un ojo artificial, podemos hacer cuantas medidas queramos, que siempre tendremos resultados iguales;  en cambio, cuando se evalúa un ojo humano (con el mismo aparato) se suelen obtener resultados diferentes en distintas circunstancias y aún en el mismo momento ¿Por qué? Porque lo que estamos midiendo no es un objeto de metal con lentes de cristal u orgánicas,  si no que se trata de un órgano vivo. Esto ocurre especialmente en el caso de hipermetropías, más si se trata de niños y más si no están acostumbrados a llevar su graduación,  porque pueden tener fluctuaciones considerables en su focalización.  Es decir, es normal que los aparatos den resultados diferentes. Pero, para prescribir una compensación óptica (gafas o lentes de contacto) hay que tener en cuenta el resultado de varias pruebas y las circunstancias personales de cada paciente.  Aún con todos estos datos iguales, los profesionales pueden tener criterios diferentes.

La graduación necesaria para que un paciente tenga buena vista, para que vea algo pequeño a todas las distancias puede ser distinta a la conveniente para que ese paciente tenga un buen confort y rendimiento visual; una cosa es ver algo pequeño durante un instante y otra muy diferente es tener un sistema visual capaz de estar mirando algo pequeño de cerca durante mucho tiempo, sin cansarse demasiado.

En los casos de hipermetropías latentes funcionales (que hay muchas más de las detectadas; la mayor parte de estos hipermétropes, no saben que lo son)  si sólo se busca que “vean bien”, posiblemente no se les prescribirá ninguna compensación óptica, porque probablemente verán bien sin nada. Pero si lo que se desea es aumentar su rendimiento visual, porque ello puede incidir directamente en sus resultados escolares, lo más probable es que sea conveniente  la utilización una compensación óptica, por lo menos cuando mire de cerca durante un cierto tiempo.

Para  tener la seguridad de que un sistema visual está preparado para toda la demanda de atención en cerca que actualmente se precisa, probablemente no es suficiente con “graduar la vista” si no que se ha de hacer un examen,  con su correspondiente análisis,  enfocado al rendimiento visual y se ha de obrar en consecuencia.

Para más información: www.confortvision.com