Problemas Visuales

Muchas veces, tanto nosotros los profesionales de la visión, como las familias y educadores, nos centramos en pensar y analizar cómo un problema serio de visión afecta al desarrollo educativo del menor. Sin embargo, existen otros factores de suma importancia que no siempre contemplamos. Hoy dedicaremos un post a ellos: a los problemas de adaptación social y psicológicos consecuencia de un problema de visión.

Cabe destacar que un problema serio de visión puede generar aislamiento o problemas de sociabilidad en los menores:

  • Sensación de inferioridad y dificultad en las relaciones, fruto de las limitaciones sufridas por el paciente.
  • Problemas afectivos que conducen a dificultades en la creación de habilidades sociales.
  • Dilación o retraso en el desarrollo de habilidades sociales y educativas: tardanza en aprender a vestirse, asearse o a entender el lenguaje no verbal.
  • Menor rendimiento académico: aunque un problema de visión no interfiere en el desarrollo intelectual del paciente, los menores se suelen ver sometidos a apatías o falta de motivación escolar, lo que provoca la disminución de su rendimiento.
  • Tardanza en el desarrollo psicomotor: son niños que comienzan a andar más tarde o de una manera menos natural.
  • Pequeños defectos a la hora de desarrollar su lenguaje.

No siempre todos los síntomas se manifiestan de manera unánime en los pacientes y, por ello, no siempre es fácilmente identificable la fuente de los mismos. De ahí que los centros educativos cuenten con profesionales que, siguiendo la premisa de la “atención a la diversidad”, son los encargados de prevenir, detectar y tratar problemas de aprendizaje y, como consiguiente, poner en marcha medidas de refuerzo y apoyo para la adaptación del alumno.

Del mismo modo, si tenemos en cuenta que el 95% de los alumnos con deficiencias visuales se encuentran en enseñanza ordinaria, es necesario resaltar la importancia de, no solo las adaptaciones curriculares -adaptación de los contenidos abstractos de las matemáticas, la educación física o la muestra de lo estético en las artes-, sino las extracurriculares –que les enseñen a manejarse, a potenciar sus otros sentidos, etc.- y, obviamente, las adaptaciones sociales o psicológicas que permitan el desarrollo normal de un niño con el resto de su clase.

En Confort Visión COA tratamos de manera precoz y eficaz los problemas visuales de los menores. Si necesitas ayuda, no dudes en llamarnos al 915 53 66 63.

*Agradecemos al Dr. Catalán Balaguer el haber compartido con nosotros el trabajo de Cristóbal, un alumno con dificultades visuales que explica cómo ha sido su proceso educativo en primera persona. Enseñanzas como esta nos ayudan a seguir creciendo día a día.