El horario durante el Estado de Alarma es de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20

Bebés y niños menores de 6 años

Recomendaciones del optometrista para el desarrollo visual de bebés y niños pequeños

  • El bebé debe estar en un ambiente bien iluminado cuando esté despierto, procurando que las luces no le incidan directamente en sus ojos.
  • Se debe cambiar la cuna de posición cada día  para que el niño reciba aproximadamente la misma cantidad de estímulos por todos lados. Es mejor no colocarla en un rincón.
  • Para dar el biberón, se recomienda sostenerle cada vez con un brazo o, incluso, medio biberón con cada brazo.
  • El bebé debe estar tumbado sobre su vientre cuando esté despierto, desde el momento que pueda sostener la cabeza e incluso antes.
  • Se recomienda mantener al bebé con la menor cantidad de ropa posible, sobre una superficie suave pero con una cierta rigidez y en un espacio lo bastante grande para que pueda rodar libremente sobre sí mismo a partir de los tres meses.
  • El niño debe arrastrarse, reptar y se debe facilitar su gateo sin forzarle para que se ponga de pie.
  • Se ha de evitar el uso de taca-tacas y similares.
  • Los parques se deben utilizar lo menos posible ya que limita su espacio y les incita a la incorporación prematura.
  • Cuando se le ofrezca un objeto, se debe hacer a la altura de la línea media de su cuerpo para que elija la mano que desea usar.
  • En su momento, se le ha de facilitar el que coja objetos y los lance con ambas manos.
  • También se le debe permitir que experimente las diferentes alturas de su espacio.
  • Se le han de procurar juegos que estimulen su curiosidad, desarrollen sus habilidades visuo-manuales y su juicio visual. También los de equilibrio que refuercen su control neuro-muscular.
  • Se recomienda animarles a desarrollar distintos tactos, olores y sabores por medio de la experimentación..
  • En cuanto sea posible, se debe motivar al niño para que dibuje en una pizarra, mejor si está inclinada, para facilitar la instauración del dominio manual.
  • Teniendo en cuenta que los bebés empiezan viendo de cerca y según van creciendo van viendo cada vez más lejos, se recomienda llamar su atención para que miren tan lejos como les sea posible y estimular los cambios de mirada de lejos a cerca y viceversa.
  • Los controles optométricos periódicos pueden ser decisivos en su funcionamiento y rendimiento visual.