El horario durante el Estado de Alarma es de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20

Prevención y control miopía

Consejos de higiene visual para
el control de miopía

En la actualidad, usamos intensivamente la visión cercana para los dispositivos electrónicos, la lectura, etc. En cambio, nuestro sistema visual está diseñado para mirar de lejos por lo que se producen disfunciones binoculares con sus síntomas que van desde dolores de cabeza, enrojocemiento de ojos,  mareos y miopizaciones.

Prevención y control de miopía

Las recomendaciones siguientes pueden ser decisivas para prevenir la aparición de la miopía, o para controlar su aumento si esta ya se ha manifestado.

Los controles optométricos indican la conveniencia de utilizar una ayuda óptica especial, normalmente en gafas, cuando se mire mucho tiempo de cerca.

La visión está sujeta a un proceso de aprendizaje que posibilita el que todos podamos perfeccionar nuestras habilidades visuales con los ejercicios adecuados.

Para que no avance la miopía es muy importante la relajación del sistema visual. Se ha de evitar, en lo posible, la excesiva tensión psíquica y física, en especial la tensión visual.

Recomendaciones para evitar el aumento de la miopía

A.- Ambientales-ergonómicas.

  1. La sala en la que se trabaja ha de estar bien aireada y con la temperatura adecuada. Si esta es demasiado elevada puede producir somnolencia.
  2. La iluminación sobre la tarea de cerca debe ser mayor a la del resto de la habitación que tendrá una iluminación normal, no en penumbra.
  3. Se debe evitar que los ojos se deslumbren con la luz de los focos directa, pero también que se produzcan sombras sobre la tarea. Así, la luz directa ha de estar colocada en el lado contrario al de la mano que realiza la actividad.
  4. La mesa de estudio debe estar preferiblemente situada frente a una ventana, o dando la sensación de espacio con espejos estratégicamente colocados.
  5. La altura de la silla debe permitir apoyar en el suelo los pies y, también, mantener el cuerpo erguido y los hombros ligeramente hacia atrás. Los ojos deben quedar a la misma distancia de la tarea.
  6. No se debe girar el tronco ni inclinar la cabeza demasiado al leer, escribir o manipular, ya que las posturas inadecuadas pueden causar problemas visuales.
  7. La inclinación idónea del plano de cerca es:
    • de 20º para leer.
    • de 10º para escribir.
    • horizontal manipular.

B.- Mientras leas o estudies.

  1. El lápiz o bolígrafo se han de sostener de modo que los dedos pulgar, índice y medio queden lejos de la punta, a más de 1,5 cm., de manera que evites tener que torcer la cabeza para poder ver lo que estés escribiendo.
  2. Intenta mover los ojos y no la cabeza.
  3. No es recomendable acercarse demasiado a la tarea que realices. La distancia mínima entre tus ojos y lo que leas, escribas o manipules ha de ser igual a la que tienes entre tu codo y la primera falange del dedo índice.
  4. Al trabajar de cerca -leer, escribir, etc.- se debe descansar periódicamente, mirando de lejos a alguna imagen, como los números de un calendario, por ejemplo, antes de volver a continuar. Después de un tiempo prudencial hay que levantarse del asiento y moverse durante unos instantes.
  5. Se debe evitar estudiar o trabajar de cerca si estás demasiado cansado o si acabas de despertarte.
  6. Se recomienda estar atento a la aparición de los primeros síntomas de fatiga visual y concederte los necesarios descansos.
  7. Es importante utilizar la compensación óptico-optométrica precisa que te recomendará tu optometrista. Esta puede ser en forma de gafas con distinta graduación de lejos y de cerca, lentes de contacto más adición para visión próxima, o con gafas con la graduación de lejos y cerca para cuando no use lentes de contacto. Se debe evitar mirar de cerca más de cinco minutos seguidos o veinte alternados con la visión lejana sin la graduación adecuada a esa distancia.

C.- Descansos y relajación visual

  1. Cuando se realice un trabajo de forma continuada que requiera mirar a una distancia inferior a 50 cm. se harán descansos periódicos –que pueden ser cortos- y algunos ejercicios:
  2. Cada media hora:
    1. Mirar de lejos; a la mayor distancia posible y como mínimo a 6 metros, tratando de mirar hacia algo relajante.
    2. Hacer unas respiraciones profundas.
    3. Hacer rotaciones de cabeza en uno y otro sentido.
  3. Cada 2 horas, hay que hacer los ejercicios anteriores y, además:
    1. Rotaciones de los brazos: uno, el otro y los dos a la vez, realizando al mismo tiempo respiraciones profundas.
    2. El ejercicio de la cuerda.
    3. Flexiones de tronco y de piernas.
  4. Es conveniente realizar actividades al aire libre, respirando de forma que llegue mucho oxígeno al flujo sanguíneo y hacer todo tipo de ejercicio que se oponga a tu posible proyección miópica, como natación, gimnasia, etc.
  5. Se debe mirar a distancia, tanto tiempo como puedas, con consciencia periférica.
  6. Viajando en coche, has de evitar la lectura u otras actividades de cerca, es recomendable que mires lo más lejos posible.
  7. La dieta también tiene consecuencias en la salud visual, por eso es importante realizar comidas equilibradas, sin olvidar los alimentos que contienen vitaminas y minerales: verduras, frutas frescas, etc.
  8. Se recomiendan suaves masajes sobre los párpados, manteniendo los ojos cerrados, presionando ligeramente.

D.- Ver la televisión, ordenadores y otros dispositivos

  1. No se debe ver la televisión con la habitación a oscuras e intentar que no te molesten los reflejos que se producen sobre la superficie de la pantalla. La distancia será igual o mayor a la de la diagonal de la pantalla multiplicada por seis.
  2. Ordenadores: el esfuerzo visual continuado, estático y ergonómicamente incorrecto que requiere esta actividad puede generar un estrés y fatiga a todos los niveles, también visual. Así, estar mucho tiempo delante de una pantalla requiere un esfuerzo extraordinario de acomodación, convergencia y atención; si es demasiado puede traer consecuentes problemas astenópicos y/o miopizaciones.

Un examen visual realizado por un profesional especialista puede indicar la conveniencia de utilizar gafas con lentes relajantes y una graduación específica para la distancia de la pantalla, filtros especiales y antirreflejantes. También puede ser recomendable la realización de ejercicios visuales específicos, llamados entrenamiento visual.
Es fundamental realizarse las revisiones visuales periódicas anuales. Si se notas fatiga visual, dolores de cabeza, modificaciones en la visión en lejos o en cerca, si disminuye el rendimiento visual o cualquier otra anomalía relacionada con la visión se debe realizar esta revisión antes.