Centro especializado en el control de la miopía desde 1991.

CONTROL DE LA MIOPÍA

La miopía habitualmente ocurre porque el globo ocular es demasiado largo y causa visión borrosa de lejos. Generalmente comienza alrededor de los 8-12 años y continúa empeorando progresivamente hasta que el niño deja de crecer. Cuanto más temprano aparezca la miopía,más probable es que la progresión sea peor. La mayoría de los niños que se vuelven miopes a una edad temprana son a menudo totalmente dependientes de las gafas para ver bien en la edad adulta.

Ser dependientes de las gafas para ver bien conduce a mayores desafíos en muchos aspectos de la vida cotidiana, especialmente en el crecimiento. A largo plazo, la miopía puede conducir a complicaciones en la salud ocular y la visión; cuanto mayor sea el grado de miopía, mayores serán estos riesgos. Por este motivo es realmente importante buscar formas para ralentizar la velocidad a la que progresa la miopía.

¿Hay algo que yo pueda hacer?

Las revisiones visuales regulares son esenciales en los niños para asegurar que su visión es la mejor posible y poder analizar las estrategias para reducir el riesgo de desarrollar miopía.
Si su hijo ya es miope, posiblemente ya habrá experimentado la necesidad de cambiar la graduación con regularidad, lo que lleva a gafas más gruesas. Actualizar la graduación de las gafas tiene efecto en su visión, pero no tiene ningún efecto para disminuir la velocidad a la que la graduación cambia a medida que crece el globo ocular.

Los tratamientos para controlar la evolución de la miopía se apoyan en tres columnas:

• Normas de higiene visual,
• Compensaciones ópticas ad hoc (gafas o lentes de contacto específicas)
• Y Terapia visual si ha lugar.

Encuentra más información sobre las diferentes alternativas disponibles actualmente en los enlaces que te dejamos arriba.