¿Qué ventajas tienen las lentes de contacto esclerales?

Muchos usuarios nos preguntan qué ventajas tienen las lentes de contacto esclerales. Este tipo de lentes son las más cómodas y seguras que existen en la actualidad. Tienen un tamaño mayor que las lentillas convencionales y se apoyan únicamente en la esclera, la parte blanca del ojo, por lo que no tocan la córnea.

Son lentes semirrígidas que requieren de una ventosa para su colocación y su extracción. Al ser más grandes, permiten llenarse de lágrima artificial y mantienen el ojo siempre húmedo, protegiendo la córnea y mejorando la calidad visual de los usuarios.

Las lentes esclerales se hacen a medida para cada paciente y duran de uno a dos años, dependiendo de su uso y cuidado. Cada seis meses se realiza una revisión y es el óptico-optometrista el que determina el momento de renovarlas para garantizar que están en óptimas condiciones para un uso seguro.

Además de las medidas de higiene básicas como lavado de manos antes de colocarlas, existen otras recomendaciones como utilizar gafas protectoras si practicas deportes acuáticos o de riesgo, donde puedes sufrir algún impacto, para su cuidado.

Su uso está especialmente indicado en pacientes con síndrome de ojo seco severo, queratocono, postcirugía (láser o trasplante de córnea) o que presentan intolerancia a las lentillas convencionales. También son aptas para pacientes con defectos refractivos como la miopía, el astigmatismo, hipermetropía y presbicia, incluso con altas graduaciones.

Lentes esclerales y ojo seco

El ojo seco es un síndrome crónico, que afecta a cerca del 30% de la población, y que se produce por una alteración en el funcionamiento de la lágrima. Se manifiesta por un déficit en la producción de la lágrima o una excesiva evaporación de esta.

Hay diferentes factores que favorecen la sequedad ocular, algunos de ellos son:

  • Disfunción de las glándulas de Meibomio. Estas glándulas se encuentran en los bordes superior e inferior del párpado y son las responsables de la secreción de lípidos y proteínas para estabilizar la lágrima del ojo, retrasar su evaporación y mantener la humedad de la córnea constante para protegerla de agentes externos que puedan dañarla.
  • Edad avanzada. A partir de los 50 años se tiene una mayor predisposición a manifestar ojo seco, aunque cada vez es más habitual que personas jóvenes presenten esta patología, provocada por lo que se conoce como Síndrome Visual Informático.
  • Personas que se han sometido a cirugía refractiva.
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos o enfermedades autoinmunes.

 

Las lentes esclerales están indicadas para pacientes que sufren de ojo seco al mantener el ojo hidratado y protegerlo del ambiente, pues permiten que la lágrima se mantenga durante más tiempo, gracias a su mayor tamaño en comparación con las lentillas convencionales. Eso hace que la evaporación de la lágrima se retrase y se evitan incomodidades, molestias u ojos rojos.

Si tienes ojo seco y quieres utilizar lentillas, pero no puedes usar lentes de contacto convencionales, pregunta a nuestro equipo de ópticos-optometristas para realizar una adaptación. Llámanos al teléfono +34 91 553 66 63 o escríbenos a info@confortvision.com para poder resolver tus dudas concretas.

En Confortvisión Orense (C/ Orense, 7 – Madrid) tenemos una dilatada experiencia, desde 1991, solucionando con éxito problemas del funcionamiento de la visión, provenientes de todo tipo de deshabilidades visuales y en personas de todas las edades.