Como ya os contamos en el anterior artículo sobre lentes de contacto esclerales, el tamaño de estas lentes y el material en el que están fabricadas, las convierte en la mejor opción para aquellos pacientes que no pueden utilizar las lentillas convencionales.

Su avanzada tecnología permite conseguir una gran agudeza visual, comodidad y permiten su uso de forma continuada durante el día.

El tamaño de las lentes esclerales varía desde los 15 mm de diámetro las más pequeñas hasta los 25 mm las de mayor diámetro. Al ser lentes personalizadas, el tamaño vendrá determinado por la afección ocular que queremos tratar en el paciente. Están diseñadas para ajustarse y que haya poco o ningún movimiento de la lente durante los parpadeos, lo que las hace más estables en el ojo en comparación con las lentillas tradicionales.

Su uso está recomendado para pacientes con síndrome de ojo seco severo, como vimos anteriormente, queratocono, postcirugía (láser o trasplante de córnea) o que presentan intolerancia a las lentillas convencionales. También son aptas para pacientes con defectos refractivos como la miopía, el astigmatismo, hipermetropía y presbicia.

 

Queratocono

El queratocono se produce cuando la córnea se hace más fina y sobresale hacia afuera en forma de cono. La córnea cambia su forma esférica por una cónica gradualmente, lo que puede provocar una visión borrosa y distorsionada.

Suele iniciarse en la adolescencia y su evolución depende de cada paciente. Con frecuencia, los síntomas en pacientes adolescentes se desarrollan más rápidamente que en pacientes adultos, cuya progresión es más lenta.

Las lentes de contacto esclerales al no apoyar sobre la córnea son una alternativa recomendable para mejorar la visión en el queratocono.

 

Cirugía refractiva

Pese a los avances de la cirugía refractiva, este tipo de intervenciones no está exenta de ocasionar efectos secundarios tales como la sensación de sequedad ocular o incluso que el resultado visual tras la operación no sea el esperado y sea necesaria una nueva intervención o recurrir a la corrección visual con gafas o lentes de contacto.

Las lentes esclerales permiten, además de mejorar el ojo seco, corregir los errores refractivos residuales tras cirugía refractiva.

 

Trasplante de córnea

Después del trasplante de córnea los pacientes pueden presentar errores refractivos, astigmatismo irregular, que en la mayoría de los casos no mejora con el uso de gafas. Por este motivo, las lentes esclerales son la solución más adecuada para estos pacientes.

Las principales ventajas son que la lente no apoya en la córnea, mantienen la lágrima en el ojo durante más tiempo y no se mueven como las convencionales, logrando una visión más estable y mayor confort visual.

Si quiere utilizar lentillas, pero no puedes usar lentes de contacto convencionales, pregunta a nuestro equipo de ópticos-optometristas para resolver tus dudas y estudiaremos tu caso para realizar una correcta adaptación. Llámanos al teléfono +34 91 553 66 63 o escríbenos a info@confortvision.com y estaremos encantados de atenderte.

En Confortvisión Orense (C/ Orense, 7 – Madrid) tenemos una dilatada experiencia, desde 1991, solucionando con éxito problemas del funcionamiento de la visión, provenientes de todo tipo de deshabilidades visuales y en personas de todas las edades.