Objetivo: Una visión perfecta al volante

Según los datos que maneja la Dirección General de Tráfico, el 30% de los conductores españoles presenta deficiencias en la visión. Los problemas de visión más habituales de estos 8 millones de españoles, están provocados por los errores refractivos. La miopía es el error refractivo más habitual entre los jóvenes y la presbicia entre las personas de más de 45 años. Una visión perfecta al volante es sinónimo de seguridad.

Los problemas visuales no corregidos pueden suponer un problema para llevar a cabo acciones de cierto riesgo como la conducción. En estas, disponer de una buena visión es fundamental y puede evitar accidentes. Por eso la DGT, en la nueva ley de Tráfico, prevé sanciones para las personas que, estando obligadas a ello, no conduzcan con la corrección visual adecuada.

Gafas y lentillas para conducir

Es importante que el conductor disponga de información de manera rápida y fiable de lo que sucede en la carretera y en el propio vehículo, para conducir de manera segura. El 90% de la información que recibe el conductor procede de la vista.

Poder ver las señales de tráfico desde lejos, el movimiento de otros vehículos o situaciones imprevistas, permite disponer de más tiempo de reacción. De esta manera se pueden realizar con más seguridad maniobras cambiar de carril, reducir la velocidad o incorporarse a otra vía. Para ello, es preciso que el conductor disponga de una buena visión lejana.

Sin embargo, en los últimos años, motivado en muchos casos por un cambio de hábitos laborales y de ocio, se ha incrementado el número de personas con miopía. La miopía es un defecto refractivo que provoca una visión deficiente de los objetos que se sitúan lejos de la persona y que se puede corregir utilizando gafas o lentes de contacto.

Otro de los efectos refractivos más comunes, especialmente entre las personas mayores de 45 años es la presbicia o vista cansada. Esta condición, que se desarrolla debido al paso del tiempo, está caracterizada por la pérdida de la capacidad de enfoque de los objetos cercanos y la aparición de problemas de acomodación. Los ojos necesiten más tiempo para enfocar correctamente entre diferentes distancias.

La presbicia también se puede resolver utilizando gafas o lentes de contacto.

Corrección Visual en el Carnet de Conducir

En los reconocimientos médicos que se realizan al renovar el carnet de conducir, se llevan a cabo pruebas de visión. Estas determinan si el conductor necesita corrección visual para conducir. Y esta información se explicita en el carnet de conducir.

En la parte posterior del carnet de conducir, concretamente en el apartado 12, puede aparecer un número. Este indica si el conductor debe llevar gafas o lentes de contacto para conducir.

El código 01.01 indica que el conductor necesita gafas para conducir, el 01.02 que necesita lentillas y el 01.06 que necesita gafas o lentillas para ponerse al volante.

No llevar gafas o lentillas para conducir, cuando el conductor está obligado a hacerlo, puede acarrear una multa de 200 euros.

Conducir con una visión deficiente, no corregida, supone un peligro para el conductor y para otros conductores. Para evitarlo, en Confortvisión Orense (C/ Orense, 7. Madrid) revisamos tu visión. Pásate a vernos o pide cita en el 91 553 66 63 y conduce con total seguridad.