La vista es un sentido que cambia con los años.

Los antibióticos que se utilizan para tratar algunas enfermedades, o las propias enfermedades, como la diabetes, pueden influir en la salud visual. También las Infecciones, los traumatismos en la cabeza o los problemas circulatorios pueden provocar daños que incidan en una correcta visión.

El paso del tiempo es otro factor que provoca cambios en la vista. Según cumplimos años vamos comprobando que disminuye nuestra capacidad para enfocar y que perdemos agudeza visual.

A partir de los 45 años aproximadamente, todos comenzamos a experimentar problemas para enfocar correctamente a distancias cortas. Es lo que se denomina presbicia o vista cansada. Además, es habitual necesitar más luz para hacer correctamente las tareas  manuales (coser, atornillar, leer…). Esto se debe a que la pupila, al envejecer, se hace más pequeña. Además, necesitamos más tiempo para ajustar la vista a los cambios de iluminación.

Revisión Visual Periódica

Detectar cuanto antes un problema de visión es importante para determinar las causas y poder tratarlas.

Las revisiones visuales permiten, por ejemplo, detectar a tiempo el glaucoma, una patología que afecta al nervio óptico y que provoca la pérdida de visión. El glaucoma, en las primeras etapas es asintomático por lo que solo puede ser detectado en una revisión visual.

La DMAE o Degeneración Macular Asociada a la Edad, es un trastorno ocular provocado por un problema de la retina. Es una de las principales causas de pérdida de visión en personas mayores de 50 años y también se puede detectar durante una revisión visual.

Por otra parte, las revisiones visuales permiten detectar algunas enfermedades. Enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide, suelen producir trastornos oculares. También algunas infecciones como la tuberculosis pueden provocar síntomas en los ojos. En estas ocasiones, conocer el problema en la vista permite detectar una enfermedad que, en otro caso, podría pasar desapercibida.

Año Nuevo con Salud Visual

Ahora que termina el año, puede ser un buen momento para pedir cita y revisar la salud visual. Y es que, las personas que no utilizan gafas, pueden comenzar a necesitarlas, mientras que, las que las utilizan habitualmente, pueden necesitar otra graduación.

Según un estudio de la Clínica Baviera, el 34,7% de los españoles se revisa la vista con menos frecuencia de la recomendada.

Lo recomendable es que las personas entre 18 y 49 años, revisen su vista cada dos años. Sin embargo, los niños, los mayores de 50 años, las personas con diabetes, miopía magna o con alguna patología visual, deberían revisar la vista cada año.

En Confortvisión – Centro de Optometría Avanzada de Federópticos Orense (C/ Orense, 7. Madrid) llevamos a cabo revisiones visuales para comprobar el estado de la salud visual y detectar cualquier problema lo antes posible. Pide cita en el 91 553 66 63 y revisa tu vista antes de que acabe el año.